Sopa fría de orzo, garbanzos y limón

Ahora que tenemos un poco más de tiempo para pasar en la cocina, podemos ponernos a cocinar muchas recetas nuevas ya sean dulces o saladas, tirando de los ingredientes que tengamos en la despensa que nunca pensábamos que íbamos a usar.


Mirando en mis armarios, me encontré el otro día un paquete de piñones de pasta u "orzo" que teníamos desde hace tiempo y me puse a buscar en Pinterest recetas para hacer algún plato con ellos sin necesidad de usar muchos ingredientes.

Encontré muchas ideas de ensaladas, horneados, ¡incluso alguna receta dulce!, pero al final me decanté por una receta de sopa que era lo que más me apetecía hacer y encima sólo requería 6 ingredientes principales.

Esta receta adaptada del blog The Simple Veganista es muy fácil de hacer. Me encanta lo refrescante y saciante que es esta sopa, perfecta para cuando queremos hacer una cena rápida pero muy nutritiva y sabrosa. ¡Ahí va la receta!

Sopa de orzo, garbanzos y limón

Ingredientes

  • 1 cebolla pequeña o 1/2 grande (picada)

  • 2 zanahorias medianas (peladas y cortadas en cubitos)

  • 2 dientes de ajo (picados)

  • 1 y 1/2 - 1 y 3/4 litros de caldo o agua (o combinación)

  • 180gr orzo o piñones

  • 400gr garbanzos cocidos o de tarro (escurridos y aclarados)

  • 1 limón grande (bien lavado)

  • 2 cdas colmadas de queso crema (opcional)

  • Un puñado de espinacas (podéis usar también acelgas o incluso brócoli o espárragos bien cortaditos)

  • Aceite de oliva virgen extra

  • Sal y pimienta



Preparación

En una cazuela grande, calentar una cucharada aproximadamente de aceite a fuego medio-alto y añadir la cebolla y la zanahoria. Saltear durante 6 minutos recomiendo constantemente con una cuchara de madera. Os recomiendo echar un pellizco de sal para ayudar a que se hagan bien.


Añadir el ajo bien picado y dejar que se dore durante 1 minuto antes de añadir el agua o el caldo.


Cuando rompa a hervir, añadir el orzo y los garbanzos, bajar el fuego un poco y dejar que se cueza todo bien durante 9 minutos aproximadamente removiendo de vez en cuando para que la pasta no se pegue al fondo de la cazuela.


Cuando probemos la pasta y veamos que está bien cocida, apartamos la cazuela del fuego y añadimos la ralladura del limón junto con el zumo y el queso crema. Mezclamos muy bien.

Por último, agregamos las espinacas, mezclamos y salpimentamos a nuestro gusto. ¡Ya está lista para servir!

Podéis también dejarla hecha para tomarla fresquita el día siguiente y se mantiene perfecta en nevera durante 5 días.


Esta sopa se ha vuelta una de mis favoritas no sólo por el sabor tan rico que tiene y la frescura que aporta el limón, sino porque la puedo tomar tanto fría como caliente. Podemos incluso añadir un poco de chili picante o cilantro para elevar esta receta a otro nivel!!

Espero que os haya gustado este post, que lo probéis y que me contéis qué tal os ha salido!!