Rollos de chocolate (chocolate rolls)

Otra idea de desayuno muy agradecida y que gusta muchísimo a los amantes del chocolate!! Estos chocolate rolls son un tipo de bollo parecido a los rollos de canela pero con una masa más esponjosa y un relleno untuoso y un poco más denso que me recuerda al de las napolitanas de chocolate de las pastelerías.


Esta, creo yo, que va a ser mi nueva receta favorita de masa para bollos de este estilo porque siempre queda bien! Es muy rápida de hacer y se puede combinar con muchos rellenos diferentes, ya sean dulces o salados. ¡Es perfecta!

Ahí va la receta...


Chocolate rolls (rollos de chocolate)

Ingredientes (masa)

  • 230ml leche

  • 2 y 1/4cditas levadura de panadería

  • 100gr azúcar

  • 400gr harina + 60gr harina de fuerza

  • 1 huevo

  • 1/2cdita sal

  • 1/2cdita levadura química

  • 85gr mantequilla

Ingredientes (relleno)

  • 180gr chocolate negro

  • 90gr mantequilla (a. T.A.)

  • 3cdas cacao en polvo

  • 60gr azúcar glass


Preparación

Calentar la leche en el microondas unos 30-40 segundos hasta que se note caliente al tacto pero no queme, es decir, un poco más caliente que nuestra temperatura corporal.


Echar la leche en el bol de una batidora con el complemento del gancho amasador o un bol grande y mezclar con la mitad del azúcar. Espolvorear por encima la levadura de panadería, tapar el bol con un paño limpio y dejar que se active la levadura durante 5 minutos aproximadamente.


Si queréis, podéis mezclar un poquito la levadura con la leche pero lo importante es que repose bien y que se hinche.


Cuando la levadura se haya activado, echar unos 30gr de harina (4 cucharadas aproximadamente) y mezclar bien. Una vez esté bien incorporada, agregar el resto del azúcar, el huevo, la sal y la levadura química y mezclar bien con unas varillas de mano.


Encender la batidora y a velocidad baja añadir poco a poco el resto de la harina. Limpiar las paredes del bol y subir a velocidad media y empezar a añadir la mantequilla cucharada a cucharada, intentando no añadir mantequilla hasta que se haya incorporado bien la cucharada anterior.


Limpiamos otra vez las paredes del bol, volvemos a encender a velocidad media la batidora y si vemos demasiado pegajosa o blanda la masa, añadimos una cucharada de harina extra. Seguir batiendo a velocidad media durante 4 minutos. La masa debe quedar elástica y no se tiene que pegar a los dedos cuando la cojamos.


Engrasar con aceite vegetal un bol grande y poner la masa dentro. Tapar con film el bol y este con un paño limpio encima; y dejar que crezca la masa durante 2 horas en un lugar seco (NO ENCIMA DEL RADIADOR, mejor dentro del horno apagado).


Cuando le quede poco tiempo a la masa para terminar de crecer, en una cazuela, derretir a fuego bajo la mantequilla junto con el chocolate bien troceado y el cacao en polvo. Cuando quede una mezcla homogénea, con ayuda de unas varillas de mano incorporar el azúcar glass. Dejar reposar.

Una vez haya terminado de crecer la masa, pasar a una superficie ligeramente enharinada y con un rodillo también enharinado estirar la masa hasta hacer un rectángulo de aproximadamente 48x33cm.


Con ayuda de una espátula, untar la superficie del rectángulo con el relleno de chocolate que debe estar templado y con un poco más de consistencia.


Enrollar por el lado más largo el rectángulo con cuidado de que quede bien apretado y formar un rollo grande. Cortar las esquinas que habrán quedado irregulares y empezar a cortar rollitos de unos 4cm de grosor.

Tranferir los rollos a un par de moldes de unos 22cm de diámetro o un par de moldes rectangulares (o los moldes que tengáis), siempre teniendo en cuenta que debéis colocarlos con 2 centímetros de separación aproximadamente ya que van a doblar su tamaño.


Tapar con film y dejar que vuelvan a crecer 30 minutos mientras precalentamos el horno a 160ºC con calor arriba y abajo.


Pasado el tiempo de crecimiento, hornear, con la rejilla del horno en la mitad o el tercio inferior, durante 30 minutos o hasta que estén bien doraditos. Cuando se hayan horneado, dejar enfriar dentro del molde encima de unas rejillas y, si queréis, espolvorear un poco de azúcar glass cuando todavía estén calientes para que se forme una capa brillante o pintar con un poco de miel y dar un resultado de pastelería muy bonito.




Sé que llevo mucho tiempo sin publicar recetas pero poco a poco me estoy organizando para poder volver a publicar con más continuidad, calidad y variedad, ya que me gustaría mucho enseñaros más recetas sanas, saladas y simples, saliendo un poco de mi zona de confort que es la repostería… ¡¡Nos vemos pronto!!