Mini bundt cakes de azafrán con glaseado de chocolate blanco

Esta vez he optado por hacer una receta más inusual con un ingrediente que normalmente vemos en la paella y no en un postre como es el caso.


El sabor de estos bizcochos es muy especial y combinándolo con el dulzor del chocolate blanco se crea una armonía sorprendente y deliciosa.

Si no tenéis molde de mini bundt cakes utilizad un molde de bundt cake normal o de cualquier otro tipo, el resultado será igual de bueno.

Mini bundt cake de azafrán con glaseado de chocolate blanco

Ingredientes (bizcochos)

  • 1/4cdita azafrán

  • 1cdita azúcar

  • 1cda agua caliente

  • 200gr mantequilla (a T.A.)

  • 150ml leche

  • 1cdita extracto de vainilla

  • 240gr harina

  • 2cditas levadura

  • 1cdita sal

  • 2 huevos

  • 225gr azúcar

Preparación Moler el azafrán con la cucharadita de azúcar en un cuenco pequeño. Añadir el agua caliente y tapar con film. Dejar reposar 1 hora para que salgan todos los sabores del azafrán.

Pasada la hora, engrasar y enharinar el molde bien y precalentar el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

En una cazuela calentar la mantequilla con la leche, la vainilla y la mezcla de azafrán hasta que se derrita la mantequilla. Transferir a un bol grande y dejar enfriar unos minutos. 

Agregar los huevos y el azúcar y tamizar encima la harina junto con la levadura y la sal. Batir bien hasta que se forme una masa homogénea.

Rellenar las capacidades del molde 3/4 (si sólo tenéis un molde de mini bundt cakes, se puede dejar reposar la masa y luego volver a hornear una vez desmoldados los bizcochos) y hornear, con calor solo abajo, 20-25 minutos o hasta que al pinchar con un palillo, este salga limpio. Si es un molde grande de bundt cake, tardará entre 40 y 50 minutos. 

Dejar reposar el molde encima de una rejilla 15 minutos y luego desmoldar los bizcochos y dejar que se enfríen completamente en la rejilla.


Ingredientes (glaseado y decoración)

  • 100gr chocolate blanco

  • 50ml leche

  • Almendras laminadas

Preparación En un cuenco, calentar el chocolate blanco y la leche hasta que quede una mezcla homogénea. Dejar que alcancen la temperatura ambiente.

Bañar los bizcochos hasta que queden completamente cubiertos encima de una rejilla con una bandeja debajo para que caiga el glaseado sobrante.

Decorar con almendras laminadas y chocolate blanco rallado. Dejar que se seque la cobertura y servir!