Granola de arándanos y manzana

Un desayuno perfecto para empezar el día junto con yogur batido, leche o, por qué no, una bola de helado. Es muy saludable ya que no tiene casi grasas añadidas y se puede hacer con cualquier otra fruta desecada.


Si no encontráis esta fruta desecada, os enseño a desecar fruta en casa fácilmente, que es lo que hice yo.

Granola de arándanos y manzana

Ingredientes

  • 1 manzana (para desecar)

  • 1 puñado de arándanos (para desecar)

  • 360gr avena (yo usé integral)

  • 50gr azúcar moreno o panela

  • 50ml aceite vegetal

  • 50ml miel

  • Pellizco sal

  • 1cda semillas de amapola (opcional)

Preparación Para desecar la fruta es importante trabajar rápido ya que la fruta se oxida fácilmente una vez cortada y cambia un poco su sabor.

Lo primero es lavar bien la fruta y precalentar el horno con calor arriba y abajo a 100ºC.

Poner los arándanos separados en la bandeja de horno con papel vegetal y reservar.

Cortar rodajas finas de manzana de aproximadamente 2mm de grosor e ir colocándolas en la bandeja sin dejar que se toquen unas a otras.

Meter en el horno y cada media hora dar la vuelta a la fruta para que se seque equitativamente por ambos lados. Yo estuve hora y media hasta que se secó del todo pero el tiempo dependerá del grosor de la fruta.

Cuando esté desecada, dejar que se enfríe en una rejilla toda la noche para que quede crujiente.

Para la granola, precalentar el horno a 170ºC con calor arriba ya abajo.

Mezclar bien el resto de ingredientes y transferir a una bandeja de horno con papel vegetal. 

Cada 10 minutos mover un poco la granola para que se dore bien y sacar del horno cuando llegue al punto deseado.

Dejar enfriar por completo antes de mezclar con la fruta desecada y guardar en un túper hasta el momento de servir!