Galletas de mantequilla decoradas con glasa

Una forma de entretenerse muy divertida y relajante en verano es decorar galletas de mantequilla con glasa o Royal Icing.

Ya decoré con glasa las galletas de calabazas y las galletas de Pascua, pero encontré esta nueva receta de galletas de mantequilla y quería compartirla con vosotros; además de una nueva técnica para hacer efecto marmolado con el glaseado.


Galletas de mantequilla

Ingredientes

  • 250gr mantequilla (a T.A.)

  • 160gr azúcar glass

  • 1cdita extracto de vainilla

  • 1 huevo (a T.A.)

  • 1 yema (a T.A.)

  • 550gr harina

  • Pellizco de sal

Preparación

En un bol grande, batir la mantequilla con el azúcar a velocidad baja hasta que queden ligadas.


Añadir el huevo, la yema y la vainilla y batir un minuto más. Tamizar encima la harina junto con la sal y batir hasta que se forme una masa lisa.


Dividir la masa en la mitad y envolver las dos partes en film para dejar reposar en la nevera 1 hora.


Precalentar el horno a 170ºC con calor arriba y abajo.


Sacar una parte de la nevera y estirar con un rodillo en una superficie enharinada hasta que alcance un grosor de 5mm.


Recortar galletas con un cortador redondo de 6cm de diámetro aproximadamente y colocar sobre una bandeja de horno con papel vegetal.


Hornear 10 minutos aproximadamente hasta que se doren un poco los bordes de las galletas. Pasar a una rejilla con cuidado para enfriar completamente antes de decorar.

Para las galletas marmoladas, poner en varios cuencos un par de cucharadas de glasa un poco fluida y teñir cada porción de un color con colorante en pasta o gel.


En un platillo poner cucharaditas de cada color y con un palillo mezclar un poco las capas para hacer el diseño deseado. Colocar una galleta con cuidado encima de la glasa para después levantarla y dejarla secando en una rejilla.


Una vez secas, con glasa blanca con la densidad de pasta de dientes más o menos en una manga pastelera con boquilla pequeña redonda, decorar los bordes con puntitos. Dejar secar por completo antes de servir.


Para las galletas con flores, primero teñir una porción de glasa fluida con un color de base bonito. En mi caso elegí color celeste. Rellenar toda superficie de las galletas teniendo cuidado con los bordes. Dejar secar por completo antes de seguir con la decoración.

Es importante que la glasa que no se esté utilizando se guarde en un recipiente hermético o tupper porque corre el riesgo de solidificarse.

A partir de este paso, se utiliza glasa más densa teñida de, en mi caso, amarillo, fucsia y verde; además de blanco.


Con una boquilla pequeña redonda y la glasa blanca decorar los bordes con puntitos y hacer una ramita curvada.


Con una boquilla de estrella pequeña y la glasa amarilla hacer pequeñas rosas sobre el final de las ramas. Dejar secar 20 minutos antes de continuar.


Con la glasa verde y una boquilla de estrella más pequeña hacer hojas rodeando la rosa.


Por último, con una boquilla redonda pequeña y la glasa fucsia hacer puntitos decorando la superficie de la galleta haciendo algún dibujo o diseño divertido. Dejar secar por completo antes de servir y disfrutar!!!


Vais a ver que son unas galletas que al primer bocado se funden en la boca y que a pesar de la glasa no resultan muy empalagosas.

Si tenéis cualquier duda no dudéis en enviar un comentario!!