Cupcakes de Red Velvet para San Valentín

Estos cupcakes son perfectos para el 14 de febrero o día de San Valentín. Se caracterizan por su color rojo aterciopelado (Red Velvet) y por estar acompañados de un frosting ligero de queso crema.

Ya que son para San Valentín, he decidido decorarlos con sprinkles de corazones pero podéis dejarlos sólo con la cobertura o incluso hacer algún detalle con fondant o pasta de azúcar.

Cupcakes de red velvet

Ingredientes (bizcochos)

  • 115gr harina

  • 1/2cda cacao en polvo

  • 125gr azúcar

  • Pellizco de sal

  • 135gr mantequilla (a T.A.)

  • 2 huevos

  • 1 y 1/2cdas buttermilk (leche+1/2cdita vinagre blanco o jugo de limón)

  • 1/2cdita extracto de vainilla

  • Colorante rojo (en pasta o gel)

  • 1/4+1/8cditas bicarbonato

  • 3/4cdita vinagre blanco

Preparación Precalentar el horno a 170ºC con calor arriba y abajo y preparar una bandeja de cupcakes con 12 cápsulas.

En el bol de una batidora o un bol grande tamizar la harina y el cacao y mezclar con el azúcar y la sal.

Añadir la mantequilla y los huevos y batir a velocidad media 1 minuto.

Mientras, mezclar la buttermilk con la vainilla y 1/4cdita colorante aproximadamente y agregar a la masa y batir 30 segundos más, limpiando bien las paredes del bol para que quede todo incorporado.

Echar el bicarbonato en el vinagre, mezclar un poco y agregar rápidamente a la masa.

Rellenar las cápsulas 3/4 de su capacidad y hornear, con el calor abajo, 20 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar con un palillo uno de los bizcochos, este salga limpio.

Ingredientes (frosting de queso crema)

  • 250gr queso crema

  • 100gr azúcar glass

  • 150ml nata para montar

Preparación Mezclar el queso con el azúcar glass y agregar a la nata para montar.

Tapar con film y dejar en la nevera por un mínimo de 2 horas.

Al sacar la crema de la nevera, transferirla a un bol grande y con ayuda de unas varillas de mano o de una batidora eléctrica, batir bien hasta que la nata se haya montado y adquiera volumen.

*Es importante que si hacéis esta crema, guardéis los cupcakes en la nevera ya que si no se puede derretir*

Decorar los cupcakes con ayuda de una espátula o cuchara y añadir sprinkles de corazones o alguna otra decoración comestible de San Valentín.