Chelsea buns de manzana, canela y cardamomo

Con los climas fríos y las navidades acercándose cada vez me apetece más preparar recetas calentitas y con sabores típicos de estas fechas.


Una cosa que me encanta hacer es masa fermentada... ver cómo crece la masa después de un par de horas de reposo para después convertirse en dulces o salados llenos de sabor y aroma buenísimos!!!


Para la receta de hoy, escogí unos bollos típicos ingleses llamado "Chelsea buns" muy parecidos a los rollos de canela pero estos normalmente van rellenos de fruta desecada o fresca cocida, otras especias y por supuesto el caramelo que se forma cuando los horneas con la mantequilla y el azúcar moreno... ¡es lo mejor!

Chelsea buns de manzana, canela y cardamomo

Ingredientes

Para la masa

  • Pasta: 2cdas harina + 90ml agua

  • 200ml leche

  • 50ml aceite vegetal

  • 50gr azúcar blanco

  • 2cditas levadura seca de panadería

  • 450gr harina de fuerza

  • 1cdita sal

Para el relleno

  • 100gr mantequilla

  • 2 manzanas (de tamaño normal y que sean dulces) peladas, descorazonadas y laminadas finamente

  • 8 vainas de cardamomo o 2cditas cardamomo en polvo

  • 1cda canela en polvo

  • 150gr azúcar moreno

Preparación

En una cazuela pequeña, mezclar los ingredientes de la pasta hasta que no queden muchos grumos y seguidamente calentar a fuego bajo hasta que se forme una pasta no muy densa. Dejar enfriar por completo antes de seguir.


En el bol de una batidora con el complemento del gancho amasador, poner la leche junto con la pasta que hemos hecho antes y batir unos segundos.


Añadir al bol el aceite, seguido de la sal, la harina de fuerza, el azúcar y la levadura seca, en este orden. Poner en marcha la batidora a velocidad media y dejar que se amase todo bien durante 10 minutos.


En caso de no tener una batidora-amasadora...
  1. En un bol grande echar la pasta templada junto con la leche y mezclar muy bien hasta que la pasta se deshaga casi por completo. Añadir el aceite, seguido de la sal, la harina de fuerza, el azúcar y la levadura seca, en este orden. Mezclar con las puntas de los dedos hasta que parezca que se forma una masa. Amasar en el mismo bol para que no queden restos secos y después transferirla a una mesa de trabajo ligeramente enharinada.

  2. Amasar unos 10 minutos, espolvoreando un poco de harina en la mesa si es necesario (no excederse con la harina porque puede estropear el resultado final). La masa debe quedar lisa, elástica y un poco pegajosa, como se ve en las imágenes.

Continuar con los pasos siguientes...


Una vez haya pasado ese tiempo y se haya formado una masa lisa, despegada de las paredes del bol pero con un poco de pegajosidad, transferir a un bol engrasado con aceite vegetal y tapar bien con film y un paño. Dejar reposar 2 horas en una zona cálida (yo la dejo en el horno sin encender) hasta que doble su volumen.


Mientras, para hacer el relleno, derretir en una cazuela la mitad de la mantequilla (50 gramos) y cocer la manzana a fuego bajo hasta que se ablande un poco. Separar en un cuenco dejando los jugos y restos de mantequilla en la cazuela.


A parte, abrir las vainas de cardamomo y quitar todas las semillas para molerlas en un mortero. En caso de que tengáis cardamomo en polvo no tenéis que hacer este paso. Mezclar el azúcar moreno con la canela y el cardamomo y apartar.


Cuando la masa haya crecido, poner en una mesa de trabajo enharinada y con ayuda de un rodillo, estirar hasta formar un rectángulo de 35x65cm. Pintar toda la superficie con los otros 50 gramos de mantequilla derretida y espolvorear la mitad del azúcar especiado.


Doblar el rectángulo en tercios como se muestra en las imágenes (si hacéis click en la flechita de la derecha de la imagen podéis ver el paso a paso) y estirar de nuevo en forma de un rectángulo de 35x65cm. Espolvorear por encima el azúcar restante y repartir la manzana cocinada por toda la superficie.


Enrollar firmemente para formar un gran rollo y luego cortar en 12 rollos más pequeños del mismo tamaño. Disponerlos en dos bandejas de horno con papel de horno, tapar con film y dejar reposar 40 minutos para que vuelvan a crecer.

Mientras, precalentar el horno a 180ºC con calor arriba y abajo. Cuando haya pasado el tiempo de reposo, hornear durante 25 minutos hasta que los Chelsea buns estén bien dorados.

Dejar reposar un par de minutos antes de servir!!! Para conservarlos, guardar en un recipiente hermético y aguantarán perfectos 3 días aproximadamente si es que llegan hasta entonces!!!