Casitas navideñas de jengibre

Hacer casitas con galletas de jengibre es una práctica tradicional de la Antigua Roma y que ahora se hace de forma habitual en familia durante la Navidad.

Cualquiera puede decorarlas como guste y con los ingredientes que quiera. Esta vez yo he optado por glasa teñida y sprinkles pero se puede utilizar también chocolate, gominolas o chuches.

CASITAS DE JENGIBRE

Ingredientes

  • 120gr mantequilla (a T.A.)

  • 170gr azúcar moreno

  • 1 huevo

  • 80gr miel o melaza

  • Pellizco sal

  • 350gr harina

  • 1cdita colmada jengibre en polvo

  • 1cdita canela

  • 1cdita levadura

  • Decorar: glasa, colorantes en pasta, cacao en polvo, sprinkles variados.

Preparación Batir a velocidad media-alta la mantequilla y el azúcar 3 minutos.

Añadir el huevo, la miel y la sal y batir 1 minuto más.

Tamizar encima la harina junto con las especias y la levadura y batir a velocidad baja lo justo hasta que se forme una masa compacta.

Dividir la masa en la mitad y envolver cada mitad en film. Refrigerar 1 hora. 

Mientras podéis ir haciendo las plantillas para recortar las partes de las casas. Aquí os dejo cómo hice y cuánto midieron las partes de mis casitas.



Estirar la masa hasta que alcance un grosor de 3mm, poner en una bandeja y meter en el congelador 10 minutos. Precalentar el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.


*Es muy probable que os sobre masa pero se puede utilizar para hacer más casitas o galletas individuales*

Con ayuda de un cuchillo afilado y las plantillas, recortar todas las partes de la casa. Ir disponiéndolas en bandejas de horno con papel vegetal bien separadas y hornear 10 minutos o hasta que estén doradas por los bordes. 


Dejar enfriar por completo antes de empezar a decorar.


En ambas casitas utilicé la glasa blanca (sin añadir nada de agua para que tuviera mucha consistencia) en las cuatro galletas para los tejados con una espátula dando un efecto irregular (imitando la nieve).

También formé una fina capa de glasa blanca en las zonas donde habría ventanas para simular los cristales y lo dejé secar media hora.


Separé una mitad de la glasa (que guardé en un tupper) y al resto le añadí 1cda de agua.

Teñí la mitad de la glasa más licuada con cacao en polvo. Transferí la misma a una manga pastelera con boquilla redonda y bordeé las galletas marcando la forma de las ventanas.

Una vez hecho eso, rellené los espacios para formar las paredes ayudándome de un palillo para que las superficies quedasen lisas y dejé secar las galletas toda la noche.


A partir de este paso utilicé la otra mitad de glasa más licuada para el resto de decoraciones.

*La glasa se debe consevar en un tupper para que no se seque.*

Teñí un poco de la glasa con cacao y colorante rojo y con ayuda de una manga pastelera con boquilla redonda pequeña delineé el contorno de las puertas y las ventanas. También hice alguna franja horizontal y vertical para que se parecieran más a casetas de madera.

Con glasa teñida de verde hice arbolitos de Navidad y césped para los laterales.

Con glasa negra (cacao en polvo y colorante negro) en una boquilla redonda muy pequeña hice los cables de las luces que pegué seguidamente utilizando sprinkles de colores y ayudándome de un poco de glasa.


Con un poco de glasa blanca consistente que había reservado y una boquilla de estrella pequeña, hice la nieve de encima de las ventanas, las franjas y las puertas.

Dejé secar todas las piezas 2 horas antes de seguir.

Con más glasa blanca, comencé a pegar las partes de las casas apoyándolas en tarritos de cristal menos las del tejado. Dejé secar esto 3 horas más.

Pegué el techo fijándome bien en que quedase bien puesto y apoyándolo en envases de yogur para que no se deslizaran hacia abajo. También aproveché la glasa blanca que me quedaba para decorar los puntos de unión de las galletas y dejé secar las casitas una noche más.

 Así terminé mi decoración.

Para acabar, simplemente espolvorear azúcar glass con ayuda de un tamiz y servir!

P.D. Los niños también pueden hacer sus propias casitas...