Bizcocho de naranja sin gluten


Los bizcochos sin gluten son conocidos normalmente por ser muy secos y no tener apenas sabor ni un color apetitoso. Pues bien, he probado esta receta y os aseguro que no es para nada así.

Este bizcocho queda muy esponjoso gracias a que la compota de manzana ayuda a mantener la jugosidad y además la naranja deja un fragancia riquísima que combina perfectamente con la cobertura de chocolate que usé de decoración.


Para que fuera sin gluten, investigué sobre qué harinas se podían utilizar sin gluten pero que no dejaran un sabor fuerte en el producto final, y opté por la harina de arroz. La harina de arroz se puede encontrar hoy en día fácilmente en supermercados y herbolarios.

Bizcocho de naranja sin gluten

Ingredientes

  • 2 tazas/300gr harina de arroz (yo usé integral)

  • 1 y 1/2cditas bicarbonato

  • 1/2cdita canela

  • 1/2cdita sal

  • Ralladura de 1 naranja

  • 2 huevos

  • 2 tazas/500gr compota de manzana natural*

  • 1/3 taza/80ml aceite vegetal

  • 1/2 taza/125ml miel o sirope de agave

*1 taza = 250ml

*Ingredientes (compota de manzana casera)

  • 4 mazanas para cocinar

  • 40ml agua

  • 1cdita canela

  • 1cdita vinagre de manzana

  • 1cda miel o sirope de agave

Preparación (compota de manzana)

Pelar las manzanas y cortar el datos muy pequeños. Pasar a una cazuela.

Añadir el resto de ingredientes, tapar la cazuela y calentar a fuego medio.


Cuanto empiece a hervir, dejar cocinando durante 20 minutos removiendo de vez en cuando para que no se quede nada pegado al fondo.


Apartar del fuego y con ayuda de una cuchara hacer puré las manzanas. Pasar a un bol y dejar que se enfríe por completo antes de usar.

Preparación

Precalentar el horno a 180ºC con calor arriba y abajo y engrasar un molde aceite vegetal y un poco de harina de arroz.


En un bol grande mezclar la harina, junto con el bicarbonato, la canela, la sal y la ralladura de naranja.


En otro bol, batir los huevos con la compota de manzana, el aceite y la miel.

Incorporar los líquidos a los ingredientes secos hasta que se forme una masa homogénea. Esta masa no tiene la típica textura sedosa que queda con los bizcochos hechos con harina de trigo así que no batáis en exceso y buscad simplemente que no queden restos de harina.


Transferir la masa al molde y hornear, con el calor sólo abajo, durante 45-50 minutos o hasta que al pinchar un palillo en el centro, este salga limpio.


Dejar enfriar en una rejilla antes de desmoldar y decorar con un poco de ganaché de chocolate y ¡a disfrutar!